El centro de día de Albal acogerá a discapacitados intelectuales de L’Horta Sud

Imagen reciente del centro de día de Albal (T. L.).

Es una obra que costó 1,6 millones, pagados por la Generalitat Valenciana, a los que hay que añadir los 100.000 euros de la subvención de la Diputación de Valencia para su equipamiento interior. En mayo de 2011 constituyó una fuerte apuesta electoral de la candidatura del partido socialista en Albal. Su destino era la atención a las personas mayores en situación de dependencia residentes en la población. Sin embargo, el edificio lleva cerrado más de seis años, situación que, por fin, va a cambiar, ya que el ayuntamiento está preparando un convenio con la Asociación Valenciana de Ayuda a la Parálisis Cerebral (Avapace), para darle uso, aunque con diferentes beneficiarios, ya que acogerá a discapacitados intelectuales de la comarca L’Horta Sud.

El centro de día de Albal fue construido por la empresa Jofiba, SA, en una parcela de propiedad municipal de 1.549 m2, ubicada en la zona residencial cercana al paraje de la ermita de Santa Ana y junto al parque del Bosque Mediterráneo, de 32.000 m2, otra obra pagada por la Generalitat Valenciana en la misma época. Este centro, cuya capacidad prevista es de 90 plazas, cuenta con un comedor, cocina y sala de estar con terraza exterior, espacios para gimnasia y rehabilitación, así como una sala de curas, despachos para consultas médicas y de psicólogo y aseos adaptados.

En todos estos años transcurridos, desde el gobierno municipal se ha intentado privatizar este centro de día, ya que la gestión directa por parte del ayuntamiento no entraba en sus planes. Sin embargo, la búsqueda de gestores privados, sea empresa o entidad, ha resultado infructuosa hasta ahora, incluso llegando a plantearse otros usos, si bien se estuvo cerca de lograrlo en alguna ocasión. En consecuencia, el edificio, que está totalmente equipado y amueblado, permanece aún sin estrenar, aunque ha llegado por fin la hora de abrirlo, ya que el convenio con Avapace está preparándose para su firma, tal como ha confirmado el alcalde, Ramón Marí, quien ha señalado que la gestión incluirá la prestación del servicio comarcal de atención temprana, subvencionado por la Generalitat, y que los afectados de Albal tendrán prioridad de acceso a las plazas.

Entidad sin ánimo de lucro

La Asociación Valenciana de Ayuda a la Parálisis Cerebral (Avapace) es una entidad sin ánimo de lucro y declarada de utilidad pública, formada por personas con parálisis cerebral junto a sus padres y madres, hermanos y demás familiares, así como profesionales y voluntarios. También integra a otras personas que sufren encefalopatías de tratamientos afines. Avapace se fundó en 1972 “para paliar las muchas carencias que sufríamos y, desde entonces, nos dedicamos a mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral y a luchar por sus derechos fundamentales”.

Avapace mantiene alianzas con el Comité de Representantes de Minusválidos-Comunidad Valenciana (Cermi-CV); la Confederación Española de Federaciones y Asociaciones de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral y Afines (Aspace); la Federación Aspace de la Comunitat Valenciana, la Federación Empresarial de Entidades Titulares de Centros y Servicios de Atención a Personas con Discapacidad Intelectual (Fead) y el Instituto de Biomecánica de València. En la actualidad, la asociación cuenta con un colegio de educación especial y un centro de día en Bétera, otros dos centros de día, uno en Meliana y otro en València, y una residencia también en València.

Comentarios: 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *